Sin categoría

Goodyear trabaja en un futuro sustentable

Goodyear trabaja en un futuro sustentable

 

La empresa norteamericana de fabricación de neumáticos Goodyear viene apostando por la innovación y trabajando en productos que se basen en la sostenibilidad y que tengan como objetivo el cuidado de los recursos naturales.  La firma viene creciendo en su interés y cuidado de las normas para preservar el medioambiente, y para ello se destaca en la elaboración de gomas y el uso de la tecnología Fuel Saving Wear Control.

 

Goodyear viene invirtiendo en I+D+i, esta técnica se basa en la reducción del peso del neumático con la consecuente baja en la resistencia aerodinámica y en la generación de calor, generando una disminución del consumo de combustible y la baja en emisiones de CO2. La tecnología Wear Control permite una mejoría en las distancias de frenado sobre pisos húmedos.

Etiquetado europeo

Desde noviembre de 2012 la empresa norteamericana viene trabajando con un sistema de etiquetado de neumàticos para Europa. Este método implementado por Goodyear ofrece información relacionada con la seguridad y el impacto ambiental de las gomas de la firma.

 

Un estudio de la compañía estadounidense establece que si todos los coches de Europa circulan con neumáticos clasificación A se ahorrarían 27 billones de euros anuales en combustible, eso traería aparejado una merma muy significativa en toneladas de emisiones de CO2 a la atmósfera.

 

El modelo de neumáticos EfficientGrip Performance es uno de los mayores logros de Goodyear, este diseño tiene la calificación A más alta posible. También se destaca el Eagle F1 Asymmetric 3 con sus altas prestaciones  y un etiquetado europeo de categoría B.

 

Goodyear no se detiene en las investigaciones para sacar un mayor aprovechamiento de los materiales sostenibles. Esas ideas se premiaron y reconocieron a nivel internacional, como fue en 2012 el prototipo fabricado con biomasa renovable. Tres años después también presentó un diseño de neumático elaborado con cenizas de la combustión de la cáscara de arroz, para suplantar el sílice y ser menos contaminantes.